Home    |    Actividades    |    Links     |    Recursos    |    Fotos    |    Contacto
Editoriales
Diputados tratará dos proyectos de ley acerca del matrimonio homosexual.
Por Cynthia Hotton, Diputada Nacional por Valores para mi País
ampliar tamaño reducir tamaño tamaño normal

En el Congreso, parece ser que los temas que encabezan la agenda son el matrimonio homosexual y el aborto. Hoy en día, nuestros legisladores están abordando con urgencia dos proyectos que permiten la celebración del matrimonio entre personas de un mismo sexo e incluyen la adopción para parejas constituidas de esta forma. Buscan dar luz verde al matrimonio homosexual dejando de lado temas como la niñez en riesgo, la desnutrición, la adopción, las adicciones y la familia.

En este sentido, las presidentes de las comisiones de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y Legislación General ya confirmaron que mañana, jueves 15 de abril, se formaliza la reunión de Comisión Conjunta en la que van a tratar por última vez estas dos iniciativas que pretenden posicionar al país como el octavo en el mundo en aprobar el matrimonio homosexual. Con dictamen favorable, como el que las presidentes de las mencionadas comisiones ya acordaron encarar, los proyectos pasarían directamente a ser votados en el recinto sin tiempo para establecer el debido debate.

Como Diputada de la Nación, me opongo al proyecto de ley que amplía la celebración del matrimonio entre personas de un mismo sexo. Y no lo hago en contra de nadie, sino en defensa honesta y a favor de lo que considero mejor para la sociedad. Estoy convencida de que, cuando se habla de matrimonio homosexual, se pone en juego la familia. Es importante conocer que el 96,5% de los países no tienen matrimonio para homosexuales. Es decir, de 198 países existentes, sólo 7 lo aceptan en su normativa (Canadá, Suecia, Noruega, Sudáfrica, España, Bélgica y Holanda).

Hoy en día los tratados universales de Derechos Humanos expresan el carácter de derecho fundamental el acceso al matrimonio sólo entre un varón y una mujer. El matrimonio es universalmente reconocido como el mejor marco que existe para criar un niño, formar una familia y reproducir la vida y las creencias que compartimos como sociedad. Igualar hoy el matrimonio para personas del mismo sexo representaría producir una falta de sintonía entre la legislación y la manera en que vive y piensa la mayor parte de los ciudadanos, no solo de la Argentina, sino también del mundo.

Estoy totalmente de acuerdo en respetar a quienes viven de una manera diferente, en ser parte de una sociedad que no discrimina. Todos los ciudadanos tienen derecho a ser respetados en la diversidad, en el estilo de vida que elijan para si mismos. Sin embargo, considero que no es el matrimonio, con su historia, su identidad y su normativa legal, la institución para equiparar jurídicamente con las uniones homosexuales. Esto es promover en las nuevas generaciones una concepción errónea de la sexualidad y del matrimonio.

Por otro lado, el derecho reclamado por los homosexuales a adoptar niños responde al deseo de ser padres y no a las necesidades de los menores de tener las figuras de padre y madre que ayuden en su desarrollo psicosexual. El niño que es adoptado ya viene con problemas. Si lo damos en adopción a un papá y un papá, no le doy derecho a una mamá.

La ley protege al matrimonio entre un hombre y una mujer, lo resguarda por su fin social de procreación. Defender al matrimonio y mantenerlo como institución no quiere decir que se esté discriminando. Tiene que tener distinto nombre, no son comparables, ni legalmente puede tener el mismo término. Respecto al derecho de adopción que reclaman, ello es bregar por su propio interés y no por el interés superior del niño. El Congreso tiene que trabajar protegiendo siempre el interés superior del niño.


© Iglesia Evangélica Bautista del Once - Ecuador 370 - Capital Federal - Argentina - info@ibonce.org.ar - (54 11) 4861-0448