Home    |    Actividades    |    Links     |    Recursos    |    Fotos    |    Contacto
Editoriales
Ante el Halloween:
¿Orientación pastoral o terrorismo espiritual?

Por Harold Segura C., Colombia
ampliar tamaño reducir tamaño tamaño normal

SAN JOSÉ, Octubre 29, 2003 (alc). Por estas fechas cercanas al final del mes de octubre, un gran número de iglesias cristianas y de creyentes en general se sienten aludidos en su fe por el auge sorprendente que viene teniendo la celebración del Halloween en nuestro medio.

Es cierto que esta fiesta tiene un claro origen pagano, que su historia se remonta a épocas anteriores a la era cristiana, que la fecha, tanto entre los celtas como entre los escoceses, irlandeses, ingleses y posteriormente entre los viejos habitantes de los Estados Unidos en el siglo XVII tenía una directa significación espiritual con referencia a lo demoníaco y, sobre todo, a lo supersticioso y anticristiano.

Es también cierto que en siglos pasados un sector del cristianismo intentó, con poco éxito, combatir la celebración de esa fecha asignando en su calendario cristiano el 1 de noviembre como fiesta de todos los santos: querían oponer al "Halloween" (que significa la víspera de todos los santos) el "Halow's Eve" (que significa fiesta de todos los santos).

Esos sucesos son historia real y esos orígenes son indiscutibles. Pero, permitámonos una pregunta: ¿la respuesta que estamos ofreciendo hoy como cristianos evangélicos, de luchar como cruzados ardorosos contra esta fiesta, no estará representando de manera paradójica una de las mejores promociones de esa vieja celebración pagana?. ¿Con nuestra actitud de contradictores no nos habremos convertido en los mejores promotores de la fiesta?

Ahora resulta que en los púlpitos, en los programas de radio y televisión, en folletos y boletines y en los demás medios de comunicación que están a nuestro alcance, nos hemos dedicado con pasión de guerreros a explicar los orígenes, a desentrañar los significados históricos y lexicográficos. Asimismo, a asustar a propios y ajenos con una especie de "exorcismo publicitario" o "terrorismo espiritual" que a quienes más beneficia -otra vez por efecto paradójico- es a los que están interesados en la comercialización de la fiesta y en su proyección espiritualista.

En los últimos años nos hemos especializado en el tema. Ya somos expertos "Halloweenólogos", y en esto superamos a los que de verdad lo deberían ser, los espiritistas, hechiceros, seguidores del mal y adoradores del maligno.

Esta obsesión infortunada contra el Halloween, nos ha hecho hasta olvidar que el 31 de octubre es la celebración del DÍA DE LA BIBLIA y que fue un 31 de octubre de 1517 que estalló la bendita Reforma Protestante en Wittenberg, Alemania.

Parece que ahora hemos cambiado la primogenitura doctrinal por un plato de lentejas espiritualistas: es más importante combatir el Halloween que promocionar la Biblia; es más interesante estudiar las historias demoníacas de Irlanda e Inglaterra, que la del gran despertamiento espiritual en Alemania; es más atractivo conocer la historia de Marilyn Mason y de los demás satanistas de esta época, que las biografías de Lutero, Calvino y Zwinglio.

Ha resultado, para vergüenza de la Iglesia, más importante combatir al diablo que predicar a Cristo. De seguir así, el Halloween nos habrá ganado otra vez la batalla. A propósito de Martín Lutero , solía decir que: "La mejor forma de expulsar al diablo, si no se rinde ante el texto de las Escrituras, es mofarse y no hacerle caso porque no puede soportar el desprecio".

Y esta actitud que hemos adoptado ante el Halloween, no es desprecio victorioso frente al diablo, sino todo lo contrario, exceso de atención y promoción de sus artimañas.


* Harold Segura es pastor bautista colombiano y actualmente trabaja en San José, Costa Rica, como responsable de relaciones eclesiásticas de Visión Mundial para América Latina.
Este artículo, fue publicado en la revista Apuntes Pastorales.
© Iglesia Evangélica Bautista del Once - Ecuador 370 - Capital Federal - Argentina - info@ibonce.org.ar - (54 11) 4861-0448