Home    |    Actividades    |    Links     |    Recursos    |    Fotos    |    Contacto
El Camino 324 | 20-11-2017
ampliar tamaño reducir tamaño tamaño normal

Isaías 11:1-9|CREA MAS PROBLEMAS DE LOS QUE RESUELVE

Vimos ayer que debemos marchar de Cristo al problema de la guerra. El objetor responde: “Está muy bien que debemos mirar al Nazareno en lugar de mirar a los nazis, ¿pero qué vamos a hacer con Hitler?” La respuesta es simple: “El y su especie no son hijos míos; son de ustedes. Ustedes los produjeron con su método y ahora los traen a mi puerta y dicen: ‘¿qué va a hacer usted con ellos?’. Yo no los hubiera engendrado. Si ustedes hubieran seguido mi método y programa, Hitler y su pandilla no hubieran surgido. Ustedes los produjeron por el método de la violencia y ahora quieren deshacerse de ellos por el mismo método. No va a resultad. Es un círculo vicioso.”

Inmediatamente de volver de la campaña en Europa, el general Dwight D. Eisenhower dijo algo muy significativo: “No se puede producir paz por medio del odio y un garrote.” Pero el odio y el garrote son los métodos naturales de la guerra, su quintaescencia. Según Eisenhower, es necesario abandonar la mentalidad y el método de la guerra si queremos tener paz. Yo sospecharía de una mentalidad y un método que es necesario abandonar en el momento de su mayor éxito.

Al finalizar la guerra yo no he tenido que abandonar ni mi mentalidad ni mi método para lograr la paz. Mi universo moral ha sido el mismo antes de la guerra, durante la guerra y al terminar la guerra. Y estoy convencido de que si los hombres aplicaran la mentalidad y el método cristiano, no habría más guerra. “¿Pero si los hombres no responden al método cristiano?” La respuesta es: “Aumentad la dosis.” Cuando el enfermo no cura porque le damos pequeñas dosis del espíritu cristiano y grandes dosis del espíritu guerrero, no hemos de dejar de darle el espíritu cristiano saludable y darle solamente el veneno del espíritu de guerra. Sería una necedad. Aumentad la dosis cristiana.

Un soldado que acababa de llegar de la Europa devastada, me dijo: “Hemos creado en Europa más problemas de los que hemos resuelto.” ¡Qué veredicto! Luego de derramar la sangre de millones de hombres y de gastar billones en dinero, llegamos a ese resultado: más problemas creados que resueltos.

Oh Cristo, perdónanos por haber errado el camino. Porque sabemos que ese no es el Camino. El sentido de futilidad que nos sobreviene al comenzar a ver los resultados nos asegura de que este camino nos aleja de ti. Pon de nuevo nuestros pies sobre el Camino. Porque perecemos. Amén.

Afirmación para el Día: Nadie triunfa en la guerra. Todos son derrotados. Sólo se trata del grado de pérdida que cada uno experimenta.

El Camino - Stanley Jones
© Iglesia Evangélica Bautista del Once - Ecuador 370 - Capital Federal - Argentina - info@ibonce.org.ar - (54 11) 4861-0448