Home    |    Actividades    |    Links     |    Recursos    |    Fotos    |    Contacto
El Camino 141 | 21-05-2018
ampliar tamaño reducir tamaño tamaño normal

II Pedro 2:13-20|EL CAMINO DE LA INDISCIPLINA SEXUAL

Consideremos la que tal vez es una de las rutas más anchas que lleva a un punto muerto: el camino de la indisciplina sexual.

El sexo no es en sí mismo moral ni inmoral: es amoral. El sexo es en sí mismo natural, tan parte de nuestro ser normal como el comer. Lo que hacemos con él es lo que determina si ha de ser una bendición o una maldición, si nos conducirá al cielo o al infierno. En el sexo unos logran resultados, otros, consecuencias.

Tomad, por ejemplo, a Salomón. Si alguien pudo jamás utilizar el sexo de acuerdo a su voluntad y hacerlo cumplir su mandato, fue él. Lo tenía todo: posición, sabiduría, juventud, oportunidad y una filosofía del sexo. Lo expresa con claridad meridiana en los versículos introducidos de sus cánticos: “Canto de los cantares, el cual es de Salomón. ¡Oh, por un beso de tus labios!” (Cantares 1:1). El cantar de los cantares, el énfasis fundamental de la vida, ¿cuál es? “¡Oh, por un beso de tus labios!” La vida es sexualidad. Freud hubiera estado de acuerdo.

Otras filosofías de la vida podrían explicarse así: “El canto de los cantares: ¡Oh, por el reconocimiento de la gente!”: la vida es el yo “El cantar de los cantares; ¡oh, por la seguridad que da el grupo!”; la vida es el rebaño. Pero si identificamos la vida con alguna de estas cosas, llegaremos a un punto muerto. Cada una de ellas, el yo, el rebaño, está muy bien en su lugar; pero cuando se sale de cauce, conduce a la desilusión.

El comenzó hablando del “cantar de los cantares”, el énfasis principal del sexo: “¡Oh, por un beso de tus labios!” y concluyó en cinismo y pesimismo. Escuchad su veredicto en sus años postrimeros: “No me negué nada de lo que he codiciado, ni aparté mi corazón de placer alguno… pero todo fue vanidad y aflicción de espíritu. Nada vale la pena en este mundo… Odié por tanto la vida; porque todo lo que ocurre bajo el Sol me pareció malo, todo vano y fútil... ¿De qué aprovecha el hombre su vano trabajo, en el que pasa sus días en tristeza, privaciones, ansiedades, turbación y accesos de ira?... ¡Todo es vanidad, dice el Predicador, todo es vanidad!” (Eclesiastés 2:10, 17, 22, 12:8). ¿Por qué se le murió la vida entre las manos? Porque buscó primeramente lo que no debía.

Oh Cristo, penetro aquí en un terreno donde necesitaré tu especial dirección, porque mis emociones se excitan y pensar bien es difícil, sí, aun imposible si tú no me das la dirección que he menester, la dirección por la que clamo. Porque aquí no debo dar un paso en falso, no sea que me lleve a un desastre total. Porque aquí manan las fuentes de la vida. Ayúdame. Amén.

Afirmación para el Día: Por ser el sexo la parte creadora de mi personalidad, cuidaré de que sea creadora, no caótica..

El Camino - Stanley Jones
© Iglesia Evangélica Bautista del Once - Ecuador 370 - Capital Federal - Argentina - info@ibonce.org.ar - (54 11) 4861-0448