Home    |    Actividades    |    Links     |    Recursos    |    Fotos    |    Contacto
Devocionales
Teología por Goteo
Por Betsy Childs
ampliar tamaño reducir tamaño tamaño normal
Si usted preguntara si la teología es importante o no, la gran mayoría de las personas le dirían que no. Desafortunadamente, siento que la respuesta de la mayoría de quienes dicen ser Cristianos no sería muy diferente. Se considera a la teología como una disciplina académica que tiene muy poco que ver con las apremiantes necesidades que tenemos en nuestra vida. Pero esta percepción no toma en cuenta el hecho de que, aunque no tenga conciencia de ello, cada ser humano tiene una teología, y que nuestra teología afecta todo lo que hacemos.

Dicho de manera muy simple, la teología es el estudio de Dios y las creencias que surgen de ese estudio. Si bien es posible que muchos nunca se hayan puesto a estudiar a Dios deliberadamente, sin embargo han llegado a algunas conclusiones acerca de Él. Uno no necesita estudiar la ley de la gravedad para tomar ciertas decisiones acerca de ella; todo lo que uno necesita es caerse de la cama… Y así como las verdades que intuimos acerca de la ley de la gravedad afectan la manera como caminamos, corremos, volamos, o nos sentamos a la mesa para cenar, las creencias que tenemos acerca de Dios (sean correctas o no) tienen un efecto de goteo que influye sobre cada decisión que hacemos.

A. W. Tozer escribe: “Lo que viene a nuestra mente cuando pensamos acerca de Dios es la cosa más importante para nosotros… Por esta razón la pregunta más seria que enfrenta la Iglesia siempre es Dios Mismo, y el hecho más portentoso acerca de cualquier hombre no es qué puede decir o hacer en un momento dado, sino la concepción que tiene en la profanidad de su corazón acerca de Dios”.1

Deténgase un momento para pensar en esta declaración de Tozer. Todas aquellas cosas que a usted le parecen importantes: su reputación, la manera cómo usa su tiempo, sus opiniones políticas, todas palidecen en comparación de la importancia de lo que usted cree en su corazón acerca de Dios. Pero no solamente esto, también el manejo de todas las cosas secundarias dependen de lo que piensa acerca de Dios. ¿Dios es bueno, o nos engaña? ¿Es misericordioso o caprichoso? ¿Sus procedimientos son arbitrarios y sin propósitos, o puede dar darnos su bendición aún desde el dolor más profundo?

Usted debe considerarse un estudiante de teología. Quizá tenga un marco intelectual bien desarrollado que le permita entender a su creador. Pero éste no es la única clase de estudio que ha hecho. Lo que cada persona entiende de Dios también ha sido formado (o deformado) por sus experiencias y relaciones. Algunas personas tienen una idea errónea de Dios debido a que algunos Cristianos le han herido; algunos elaboran su idea de Dios a partir de su relación con su propio padre. Independientemente de cuál haya sido nuestra experiencia, cada uno de nosotros vivimos guiados por la “teología del corazón”, que no siempre coincide con las ideas que tenemos acerca de Dios.

Pase algunos minutos examinando su propia “teología del corazón”. ¿Qué viene a su mente cuando piensa en Dios? ¿De dónde provienen esos pensamientos? ¿De qué manera están goteando sobre sus pensamientos y sus actos?

Cada uno de nosotros tenemos la necesidad de hacernos estas preguntas regularmente. También necesitamos verdaderamente estar en comunión con Dios, de manera que nuestros pensamientos acerca de Él se formen por medio de auténticas interacciones con Él. Quizás usted siente que no tiene tiempo para estar en la presencia de Dios, conversando con Él en oración y meditación de su Palabra, pero quizás llegue a verse desesperado tratando de encontrar ese tiempo cuando comprenda que su concepción de Dios ejerce su influencia sea que usted les grite a sus hijos o les hable tiernamente, sea que se despierte inquieto por la noche o duerma tranquilamente, sea que destruya la mayoría de sus relaciones o construya amistades permanentes. A nadie le cae bien el hecho de ser mal entendidos. Hemos sido hechos por un Dios que quiere ser conocido, y que quiere que usted le conozca.
Betsy Childs es una escritora asociada a los Ministerios Internacionales Ravi Zacharias.
[1] A. W. Tozer, The Knowledge of the Holy, New York: HarperCollins, 1961, 1.

Copyright 2006 Ravi Zacharias Internacional Ministries (RZIM)
Traducido por Eduardo B. Coria
© Iglesia Evangélica Bautista del Once - Ecuador 370 - Capital Federal - Argentina - info@ibonce.org.ar - (54 11) 4861-0448